¿POR QUÉ ADOPTAR?

Somos una protectora y no sacrificamos por lo que las adopciones son un motor muy importante para poder seguir ayudando a los animales abandonados en la calle. Nuestra política de trabajo busca en todo momento evitar la masificación de las instalaciones que gestionamos para poder atender y dar una correcta calidad de vida a los animales que viven en el Refugio, es por eso que sin adopciones no podemos seguir rescatando a los animales que se encuentran necesitados.  Adoptando ayudarás a dos animales: la del que adoptas y la del que podremos rescatar en su sitio.

 

A nuestro cargo tenemos perros y gatos, de diversas edades que están a la espera de un hogar. 

 

Sin embargo, la mayor población del refugio está formada por perros de edad adulta. Los perros adultos son los que peor lo pasan al llegar al Refugio porque se ven de repente sin una familia y suele ser los que tienen la adopción más difícil por la creencia equivocada  de la gente de que un  perro adulto es ''más difícil de acostumbrar y educar''.

A continuación os dejamos con varias de las ventajas que conlleva adoptar un perro de edad adulta:

1. Sabemos perfectamente el carácter del perro, en el refugio os informaremos del perro que más se adapta a vuestro hogar.

2. Sabemos perfectamente su estatura y tamaño definitivo, sin llevarnos sorpresas más adelante.

3. Ya han madurado y asimilan con más rapidez todo lo que se les enseña en el proceso de su educación.

4. La adaptación de los perros adultos adoptados, (de un año en adelante), es muy rápida y fácil.

5. Evitamos los destrozos lógicos de adoptar a un cachorro que necesita juguetear y aprender a hacer sus necesidades fuera de casa.

6. El perro se adapta rápidamente a su nueva vida y adquiere en poco tiempo las costumbres de su nuevo hogar, así como las normas de disciplina básicas, como hacer las necesidades en la calle, por ejemplo.

7. Las familias consultadas coinciden en afirmar que la capacidad de agradecimiento y cariño de sus nuevos compañeros es enorme y su educación bastante más fácil que la de un cachorro.

8. Según nuestra experiencia un perro adulto "se hace", es decir, se amolda perfectamente a la vida con sus nuevos dueños, a sus hábitos y reglas, mostrando además, si ha sido adoptado tras un abandono, un amor y fidelidad sin límites.

9. El aprendizaje del perro va ligado al instinto de juego y no pierde dicho instinto hasta muy avanzada edad, por lo que la adopción de un perro nunca deberá supeditarse a los años que tenga; en la adopción debemos guiarnos por el carácter del perro y su adecuación a nuestro estilo de vida.

10. Los cuerpos especiales de seguridad (policía y bomberos) y las organizaciones de invidentes y minusválidos prefieren para el adiestramiento del perro el periodo comprendido entre uno y tres años de edad, por ser la etapa en la que son más receptivos a la disciplina y aprendizaje de conductas. Se trata de entrenamientos especializados: los animales tienen que aprender a realizar su trabajo (rescates, defensa, apoyo a ciegos, etc.) de forma correcta y sin dudas.

11. Al adoptar un perro adulto, encontraremos al compañero más fiel, leal y noble que jamás hayamos imaginado. Le daremos la gran oportunidad de pasar el resto de su vida en una familia y tendremos la gran ventaja de poder salvar la vida de otro, en un tiempo más corto, con la gran satisfacción de saber que gracias a nuestra adopción, en caso de que tengan edad muy avanzada, nuestro compañero ha pasado los mejores años de su vida gracias a nuestra loable acción de adoptar.

12. Lo más importante, un amigo es un amigo y !!!!!!UN AMIGO NO SE COMPRA!!!!!

 

Adopta, ellos te lo agradecerán de por vida.

Si estás interesado en adoptar puedes ponerte en contacto por teléfono, por e-mail o acercándote directamente a nuestras instalaciones.