Baltasar

Nuevo

Baltasar fue recogido la noche del 23 de diciembre en la zona de Abarca en Castrelo. Traia un collar pero no tenía microchip. 

Debajo de su foto podrás leer más sobre el.

Más detalles

Más

Baltasar, busca una familia con la que compartir su última etapa de vida.

NECESITA UNA FAMILIA, pero la vida es tan injusta... por ser viejo y ciego de un ojo, nadie lo querrá. Y es muy triste pensar que acabará muriendo en el Refugio.

En nuestro Refugio, todos nuestros peludiños tienen una buena calidad de vida, por supuesto Baltasar también... pero, el necesita urgentemente algo más que una cama en el Refugio. 
Baltasar es muy mayor. Es un perro muy bueno... Pero que no le gusta mucho estar en medio de tanta movida(muchos perros nerviosos juntos), no tiene problema con ningún perro... Pero no quiere que lo molesten, cosa que es entendible, ya que sus huesos y su actitud no son la misma que la de un cachorro o un adulto.

Ahora mismo, por las mañanas solo sale hacer un pis y una caca, y vuelve corriendo para su jaula. Ya que no quiere estar en medio de todos sus compañeros. Le añadimos que no ve por su ojito derecho.

Baltasar ha mejorado un montón desde que llego a nosotros, lo recogimos un 23 de Diciembre, apareció tumbado delante de una casa … y llevaba tiempo sin moverse, ya que directamente no se podía mover debido a lo débil que estaba. Para no variar no había rastro de microchip, lo único que “tenia” de su antigua familia era un collar cochambroso apretadísimo al cuello. 
Delgado se le quedaba corto, y debido a la cantidad de pulgas que convivían con él ha saber desde cuando, tenía todo el lomo sin pelo. Y si hablamos de la zona donde tenía pelo, no podemos evitar hablar de sus rastras de nacimiento, ya que estamos seguros de que en su vida vio un peine. 
¿Qué le paso en su ojo? Pues no sabemos ya que llego con su ojito ciego… Seguramente también este un poco sordo.

¿Edad? Incalculable, puede ser muy mayor… O un poco más joven de los que nos parece, debido a la horrible vida que llevo… está muy desgastado el pobre.

Es un mimelo, le encantan los mimos… Nos persigue por todo el refugio, quiere compañía… Necesita una familia que lo cuide, como nunca antes lo habían cuidado.

¿Te animas a darle su tan merecida oportunidad?